Atención farmacéutica en el tratamiento de los hongos en las uñas

Publicada el 11 septiembre 2014 por María Mejía Recuero

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

 

TRATAMIENTO DE LA ONICOMICOSIS

 

Tengo hongos en las uñas, ¿y ahora qué?

Aunque se trata de una infección crónica, el tratamiento de la onicomicosis es controvertido ya que algunos expertos opinan que no se trata de un problema de salud, sino de estética, por lo que no requeriría tratamiento.

La realidad es que la onicomicosis genera un gran número de consultas médicas, molestias y dolor en los que la sufren con la consiguiente disminución de la calidad de vida, sin olvidarnos del riesgo de auto-contaminación a otras partes del cuerpo y el contagio a otras personas en piscinas, vestuarios,…

El tratamiento habitual se realiza con antifúngicos de forma tópica, es decir, se aplica directamente sobre la zona afectada, oral o una combinación de ambos, que suele ser la opción más efectiva. A continuación, se detallan los tratamientos más habituales con recomendaciones sobre su administración, efectos adversos y precauciones. Ante cualquier duda, consulta con nosotros.

Tratamiento tópico

Es habitualmente la terapia de elección que se utiliza tras el diagnóstico inicial de onicomicosis debido a la menor incidencia de efectos adversos frente al tratamiento oral. Está indicada en el tratamiento de onicomicosis superficial blanca y onicomicosis subungueal distal o lateral, siempre y cuando la infección afecte a menos del 50% de la superficie de la placa ungueal.

La presentación del producto en forma de laca es la más eficaz, ya que es la que asegura un mayor contacto del fármaco con la uña. Estos productos suelen aplicarse en toda la uña (no sólo en la zona afectada) y además, en 5 milímetros de la piel circundante, pero es importante que leas la forma de administración específica de cada medicamento.

Éstos son los fármacos empleados con mayor frecuencia en el tratamiento tópico:

Amorolfina tópica al 5%. 1-2 aplicaciones a la semana.

Es fundamental que antes de cada aplicación se limen lo mejor posible las partes enfermas de la uña, sobre todo la superficie de las mismas. El tratamiento debe prolongarse hasta la curación de la uña que puede ser hasta los seis meses en las uñas de las manos y hasta nueve en el caso de las uñas de los pies, pero es recomendable revisar el tratamiento cada 3 meses.

Ciclopirox olamina  al 8% se utiliza en las onicomicosis que no han afectado a la matriz. Durante el primer mes, se recomienda aplicar sobre las uñas afectadas cada dos días. En el segundo mes la aplicación puede reducirse, como mínimo, a dos veces por semana y a partir del tercer mes, la aplicación puede efectuarse una vez a la semana. El tratamiento suele durar una media de tres meses en las infecciones de las uñas de las manos y no más de 6 en caso de infección de las uñas de los pies.

Tioconazol 28% debe aplicarse cada 12 horas en las uñas afectadas. Puede irritar la piel alrededor de la uña afectada.

Tratamiento oral

El tratamiento oral de las onicomicosis está indicado en la infección por algunas levaduras agresivas, la micosis ungueal por hongos oportunistas o cuando fracasan los tratamientos tópicos.

comprimidos importados

Terbinafina comprimidos 250 mg. Para el tratamiento de onicomicosis por dermatofitos pero no para el de levaduras. El tratamiento se debe prolongar un mínimo de 12 semanas en los pies y 6 semanas en las manos. En caso de pacientes con insuficiencia hepática o renal se precisa ajuste de dosis y además, es necesario seguir un control de los niveles de transaminasas (enzimas hepáticas) durante el tratamiento.

Si inicias tratamiento con Terbinafina y comienzas a sentir náuseas inexplicables y persistentes, anorexia, fatiga, vómitos, dolor abdominal superior derecho, ictericia (coloración amarillenta en piel u ojos), coloración oscura de la orina o deposiciones claras, debes acudir a tu médico para valorar la continuidad del tratamiento.

Fluconazol: 150 mg una vez a la semana durante 6 meses en caso de onicomicosis en las uñas de las manos y hasta 12 meses en las uñas de los pies.

Debe administrarse con precaución en caso de insuficiencia renal y se debe realizar un seguimiento de la función hepática. Además, hay que extremar las precauciones si se administra fluconazol junto a anticoagulantes orales, benzociazepinas de acción corta, carbamazepina, fentanilo, antagonistas de los canales de calicio, ciclofosfamida,…

Itraconazol. La pauta de tratamiento en onicomicosis con itraconazol puede ser de dos tipos:

Pulsátil: esta pauta intercala periodos en los que se debe tomar la medicación con periodos de descanso.

Un tratamiento pulsátil con itraconazol consiste en la administración de 200 mg cada 12 horas administrados con las comidas durante una semana. En las infecciones de las uñas de las manos se recomiendan dos tratamientos pulsátiles, y en las infecciones de las uñas de los pies tres tratamientos pulsátiles. Los tratamientos pulsátiles se separan siempre por intervalos de tres semanas sin tratamiento.

Continuo: 200 mg 1 vez al día durante 3 meses.

Itraconazol debe usarse con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva y se debe hacer seguimiento de la función hepática. Además, tiene un alto potencial de interacción con otros fármacos siendo necesario ajustar las dosis en caso de coadministrar junto a anticoagulantes orales, IP de VIH, verapamilo y otros bloqueadores de los canales de calcio, algunos inmunosupresores como ciclosporina o tacrolimus, además de, digoxina, carbamacepina, alprazolam intravenoso, midazolam, rifabutina, metilprednisolona y ebastina.

Además, se recomienda no utilizar los siguientes fármacos durante el uso de itraconazol: terfenadina, cisaprida, triazolam, midazolam oral, quinidina y algunos inhibidores de la CoA-HMG reductasa como lovastatina y simvastatina.

Recuerda: si vas a iniciar tratamiento con algún antifúngico oral, aclara con tu médico o farmacéutico el perfil de toxicidad del fármaco y las posibles interacciones con tu medicación habitual.

Fuentes:

Onicomicosis: diagnóstico y tratamiento. Información terapéutica del Sistema Nacional de Salud. Volumen 32, Nº 3/2008.

Onycomicosis, management & treatment. Medscape reference. Julio 2014.

Guía Clínica para el diagnóstico y tratamiento de la onicomicosis.

 

 

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

0 Comentarios sobre esta entrada

1 Trackbacks For This Post

  1. ¿Qué es la onicomicosis? | Blog Apotecalia Dice:

    […] El tratamiento se realiza con antifúngicos por vía tópica, oral o combinando ambas. Si quieres saber más sobre el tratamiento puedes seguir leyendo aquí. […]

Escribe un comentario

Autora: María Mejía Recuero.
Licenciada en farmacia y Especialista en Farmacia Hospitalaria.
Linked in.

Visita la Web de Apotecalia: Atención Farmacéutica Personalizada Encuentra la farmacia de guardia m�s cercana
Advertise Here
espacio en blanco
Advertise Here