SOS gripe, ¿todo vale?

Publicada el 19 noviembre 2014 por María Mejía Recuero

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

SOS gripe, ¿todo vale?

 

Ya hablamos sobre las características generales de la gripe en un post previo que puedes visitar aquí.

Hoy nos vamos a centrar en cómo debemos actuar para paliar la enfermedad, en la medida de lo posible, una vez que hemos sufrido su ataque.

No debes confundir una gripe con un resfriado común, pero si sufres una aparición brusca de malestar general y molestias musculares, con fiebre alta y escalofríos, además de tos, dolor de cabeza y de garganta, es muy probable que estés ante un caso de gripe.

No hay un tratamiento que cure la gripe, y en la mayoría de los casos, se cura sola. Pero durante los 7 -10 días que se sufren los síntomas puede ser una auténtica pesadilla.

Por ello, vamos a proponer una serie de recomendaciones que pueden ayudarte a aliviar esos molestos síntomas.

Reposo e hidratación

Es típico que ante una gripe nos recomienden reposo e hidratación.

Respecto al reposo, es lógico que los síntomas de malestar nos lleven a descansar más y a impedirnos realizar actividades más pesadas, en este caso, si el cuerpo te pide más descanso del habitual, dáselo.

En el caso de la ingesta de líquidos, tenemos que tener en cuenta que ante un proceso gripal, en el que se tiene fiebre, dolor y malestar, es habitual la sudoración, lo que en algunos casos puede contribuir a un cierto grado de deshidratación. Es por ello que debemos mantener una adecuada hidratación que permita recuperar los líquidos perdidos y que además, mantenga una viscosidad adecuada de nuestras secreciones.

Medicamentos y remedios

Existen varios medicamentos y remedios que ya sea por la evidencia científica que avala su eficacia o por su uso heredado de generación en generación se emplean para tratar los síntomas de la gripe.

Antihistamínicos

Se trata de un grupo de fármacos ampliamente utilizados en la actualidad para tratar patologías como la alergia y el insomnio y en este caso, van a ser útiles para tratar algunos síntomas de la gripe.

Pero no todos los antihistamínicos se pueden utilizar para tratar todas las enfermedades. En el caso de la gripe, generalmente se utilizan por su acción anticolinérgica, disminuyendo las secreciones nasales, y en algunos casos aportan un efecto  antitusígeno que se acompaña de somnolencia.

El antihistamínico por excelencia empleado en gran parte de los preparados antigripales que puedes encontrar en la farmacia es la clorfenamina maleato.

Pero cuidado, tiene efecto sedante, por lo que no es conveniente conducir y el consumo de alcohol durante el tratamiento está contraindicado.

Analgésicos

El analgésico de elección es el paracetamol ya que presenta un mejor perfil de seguridad y además te ayudará a bajar la fiebre.

También se puede utilizar ibuprofeno o ácido acetilsalícilico (aspirina), que además tienen efecto antiinflamatorio, pero debes tener cuidado ya que su uso prolongado puede lesionar la mucosa gástrica.

Si decides utilizar ibuprofeno, debes saber que además del riesgo gastrointestinal su uso puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Además, el ácido acetilsalicílico a bajas dosis tiene un efecto antiagregante, lo que aumenta el tiempo de sangrado. Se recomienda que no lo utilices durante la menstruación o en intervenciones quirúrgicas (como una extracción dentaria) y está completamente contraindicado su uso en niños menores de 16 años ya que se ha relacionado con el síndrome de Reye.

Antitusígenos

La tos es un compañero habitual cuando se padece una gripe, pero antes de decidir la necesidad de atacarla con algún medicamento debes diferenciar qué tipo de tos tienes.

-Tos productiva: es aquella tos que va acompañada de expectoraciones y flemas. En este caso lo importante es eliminar estas secreciones, por lo que no debemos utilizar antitusígenos a no ser que la tos impida el descanso.

-Tos seca: se trata de esa tos que no va acompañada de flemas y que irrita la garganta provocando más tos. En este punto, la hidratación adecuada puede ayudar a calmarla, pero si es muy molesta puede ser necesario el uso de antitusígenos.

Para el tratamiento de la tos seca se utiliza dextrometorfano.

Mucolíticos

Se trata de un grupo de fármacos que actúan disminuyendo la viscosidad del moco lo que favorece su expulsión mediante la tos, aunque no hay una evidencia clara sobre su eficacia.

Antibióticos

Los antibióticos son fármacos que se utilizan para tratar infecciones por microorganismos como las bacterias.

Las bacterias son organismos unicelulares (formados por una sola célula viva). La diferencia con los virus, como el de la gripe, radica en que estos son agentes acelulares que en la actualidad no tienen la consideración de seres vivos, y que infectan a células vivas donde viven y se multiplican.

Viruses And Bacteria

Por lo tanto, LOS ANTIBIÓTICOS NUNCA SE UTILIZARÁN PARA TRATAR UNA INFECCIÓN VÍRICA.

Recuerda: los antibióticos no son útiles en el tratamiento de la gripe.

Los antibióticos sólo son eficaces para tratar una infección bacteriana asociada a una gripe (en pacientes ancianos o con problemas crónicos de base, la acumulación de secreciones en las vías respiratorias bajas puede favorecer la aparición de infecciones bacterianas, que deben tratarse con antibióticos).

 Vitamina C

Muchos preparados antigripales nos informan sobre los beneficios de la vitamina C. Las vitaminas son compuestos esenciales para la vida y el correcto funcionamiento del organismo. En el caso de la vitamina C, su importancia radica en su participación en varias reacciones metabólicas.

Por ello, el consumo de vitaminas es fundamental, pero mediante una dieta equilibrada y un consumo adecuado de frutas y verduras se consigue alcanzar los requisitos diarios necesarios, siendo en muchos casos innecesaria la ingesta de suplementos.

Además, dosis altas de vitamina C pueden producir diarrea y otros trastornos gastrointestinales.

Tabaco

El consumo de tabaco no sólo favorece que contraigas gripe, sino que produce alteraciones inflamatorias en el aparato respiratorio que pueden hacer que la sufras con peores síntomas respiratorios.

Para leer más:

Guía para pacientes- La gripe del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad.

Protocolo de actuación farmacéutica en gripe y resfriado

Guía antigripal editada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Escribe un comentario

Autora: María Mejía Recuero.
Licenciada en farmacia y Especialista en Farmacia Hospitalaria.
Linked in.

Visita la Web de Apotecalia: Atención Farmacéutica Personalizada Encuentra la farmacia de guardia m�s cercana
Advertise Here
espacio en blanco
Advertise Here