Atención farmacéutica al paciente diabético (parte I)

Publicada el 05 octubre 2013 por María Mejía Recuero

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Como paciente diabético debes ser consciente del riesgo cardiovascular que lleva asociada tu enfermedad, por lo que no es suficiente con que hagas un control exhaustivo de tus glucemias (niveles de glucosa en sangre) también debes controlar otros parámetros cardiovasculares como la presión arterial, índice de masa corporal, colesterol y triglicéridos.

A continuación te ofrecemos algunos consejos sobre nutrición, ejercicio y hábitos de vida que pueden ayudarte a alcanzar los objetivos analíticos que te permitan convivir con esta enfermedad con la calidad de vida de vida que deseas.

 Recomendaciones nutricionales

 Dado que estamos ante una enfermedad del metabolismo, la dieta será una pieza clave del tratamiento no farmacológico de la diabetes, que influirá directamente en los controles de glucemia, colesterol, triglicéridos y presión arterial, además de ayudarte a mantener tu peso.

Las recomendaciones nutricionales de un paciente diabético no distan demasiado de las recomendaciones para el resto de la población y son las siguientes:

-Dieta equilibrada: es un clásico  hablar de la “dieta equilibrada”, pero ¿sabes qué implica? Una dieta equilibrada es aquella que incluye raciones adecuadas de todos los grupos de alimentos que constituyen la pirámide nutricional.

Ten en cuenta, que cada paciente tiene unas necesidades nutricionales distintas, por lo que una ración adecuada para un paciente concreto puede no serlo para otro, por ello te recomiendo que consultes con tu médico o farmacéutico para que te ayuden en la individualización de tu dieta y alcanzar así tu propio equilibrio.


piramide nutricional

-Sana: en este punto influye mucho la elaboración de los alimentos, lo recomendado es que los alimentos se cocinen a la plancha, cocidos, al horno o al vapor, intentando evitar los rellenos, frituras y las salsas más consistentes. Es aconsejable que intentes disminuir el consumo de grasas saturadas y de colesterol en tu dieta y aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra.

-Programada: no sólo es importante el qué y el cómo comes, también el cuándo. Lo ideal es que hagas de 3 a 6 comidas al día, aunque como se especificará más adelante, las recomendaciones varían en función del tipo de diabetes que padezcas.

 Recuerda: una dieta sana y equilibrada debe diseñarse ajustando la cantidad y calidad de los de hidratos de carbono y su reparto a lo largo del día.

 La individualización de la dieta se realiza en función de los siguientes aspectos:

a) Necesidades energéticas.

La energía que utiliza el cuerpo se mide en calorías, estas calorías se obtienen de los alimentos a través de los lípidos (grasas), hidratos de carbono (azúcares) y proteínas. Las recomendaciones sobre la distribución de estas calorías es la siguiente:55- 60% de hidratos de carbono, el 10- 15% de proteínas y el 20- 30% de lípidos.

Recuerda que en función de tu actividad física diaria necesitarás más o menos kcal diarias, pero debes intentar mantener esta proporción.

 b) Peso.

Para los pacientes diabéticos con sobrepeso y obesidad la recomendación es la de intentar bajar su peso con dietas hipocalóricas, ya que una pérdida de peso reduce las necesidades de insulina, disminuye la mortalidad y mejora los valores analíticos como glucemias y hemoglobina glicosilada.

 c) Tipo de diabetes y medicación.

Este punto influye sobre todo en la distribución de las comidas a lo largo del día ya que en un paciente tratado con antidiabéticos orales se considera suficiente la ingesta de 3 comidas al día. Mientras que en el caso del paciente tratado con insulina, hay que adaptar las tomas de alimento al tipo de insulina, de manera que se eviten al máximo las fluctuaciones de las glucemias.

 Recuerda: cada paciente es distinto, por lo que es aconsejable que individualices tu dieta con un profesional de la salud en función de tus necesidades nutricionales.

 Si quieres saber más sobre hábitos y conductas saludables en el paciente diabético, consulta el siguiente enlace.

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

0 Comentarios sobre esta entrada

1 Trackbacks For This Post

  1. Atención farmacéutica en hipercolesterolemia | Blog Apotecalia Dice:

    […] colesterol en el hígado. En ocasiones, es necesario el tratamiento con estatinas si además tienes diabetes o has sufrido un evento cardíaco previo, si eres fumador o tienes otros factores de riesgo […]

Escribe un comentario

Autora: María Mejía Recuero.
Licenciada en farmacia y Especialista en Farmacia Hospitalaria.
Linked in.

Visita la Web de Apotecalia: Atención Farmacéutica Personalizada Encuentra la farmacia de guardia m�s cercana
Advertise Here
espacio en blanco
Advertise Here