Categoría | Salud

Diabetes

Publicada el 29 agosto 2013 por María Mejía Recuero

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

La diabetes es una enfermedad crónica del metabolismo. El  organismo de un diabético no produce insulina o no la utiliza adecuadamente, lo que tiene como consecuencia que las glucemias (niveles de glucosa  en sangre) estén aumentadas.

 Recuerda: la insulina es una hormona que se produce y secreta por unas células muy específicas localizadas en el páncreas, los islotes de Langerhans.

Para entender bien esta enfermedad, primero hay que conocer cuál es el proceso normal por el que el organismo aprovecha los alimentos.

La fuente principal de energía es la glucosa, un azúcar, que se distribuye a todo el organismo por el torrente sanguíneo.

Una vez en la sangre, esta glucosa debe ser incorporada al interior de las células donde se metaboliza y se produce la energía que el cuerpo necesita. La insulina interviene cuando las glucemias son elevadas, favoreciendo el paso de la glucosa en sangre a las células.  Además, la insulina actúa estimulando la síntesis de proteínas, de triglicéridos, etc , convirtiéndose en una pieza clave del metabolismo humano.

Hay varios tipos de diabetes con causas y factores de riesgo distintos, pero los dos tipos más frecuentes y destacados son:

                Diabetes mellitus tipo I o diabetes juvenil: se diagnostica con mayor frecuencia en niños, adolescentes y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. En este tipo de diabetes, el cuerpo no produce o produce poca insulina por lo que el tratamiento consiste en administrar la insulina mediante inyecciones diarias. La causa de su aparición es aún desconocida.

                Diabetes mellitus tipo II: se presenta en la edad adulta pero debido a su origen relacionado con la obesidad, malos hábitos de vida y algunos medicamentos, como los corticoides, su diagnóstico se está adelantando hasta adolescentes y adultos jóvenes. En este caso, el organismo sí produce insulina pero o no la produce en suficiente medida o no puede aprovecharla adecuadamente, por lo que la glucosa no está bien distribuida en el organismo (resistencia a la insulina). Para el tratamiento de este tipo de diabetes se utilizan generalmente los medicamentos conocidos como antidiabéticos.

Los síntomas que puedes notar si padeces diabetes son en su mayoría consecuencia de glucemias altas y son, entre otros:

  • Visión borrosa
  • Sed excesiva
  • Micción frecuente
  • Hambre
  • Pérdida de peso

Debes tener en cuenta que la diabetes tipo II es una enfermedad de desarrollo lento, por lo que algunas personas pueden no presentar ningún síntoma, es decir, son asintomáticas.

A largo plazo, la diabetes tiene consecuencias para la salud muy serias, por lo que es importante un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado para el control de las glucemias. Algunas de las complicaciones que aparecen con mayor frecuencia en el paciente diabético son:

  • Alteraciones oculares con dificultad para ver, especialmente por la noche y sensibilidad a la luz, llegando  incluso a producir ceguera.
  • Daño en los vasos sanguíneos más pequeños (microangiopatía).
  • Desarrollo de lesiones en piel y pies, con heridas y úlceras con predisposición a la infección necesitando incluso amputación.
  • Daño en los nervios, que puede producir, pérdida de sensibilidad, dolor, debilidad,…  
  • Daño renal.

No olvides consultar con tu médico o farmacéutico cualquier duda que tengas sobre tu patología, y recuerda que no es suficiente cumplir adecuadamente con el tratamiento farmacológico que te prescriban, sino que deberás llevar a cabo una serie de medidas que pueden ayudarte en el control de tu enfermedad y que puedes consultar a través de este enlace.

Comparte!Share on Google+Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Escribe un comentario

Autora: María Mejía Recuero.
Licenciada en farmacia y Especialista en Farmacia Hospitalaria.
Linked in.

Visita la Web de Apotecalia: Atención Farmacéutica Personalizada Encuentra la farmacia de guardia m�s cercana
Advertise Here
espacio en blanco
Advertise Here